28 ene. 2011

Conz

Constanza vive en un pequeño pueblo de un país muy lejano, donde el sol es el gran amigo de los hombres, vive con sus padres que son personas muy pobres en una casita de barro en la ladera de un cerro llamado El Tornillo por su forma puntiaguda y su camino que lo rodea varias veces y que lleva a los acantilados de la costa. Ella recorre todos los días una gran distancia para ir a buscar sus animales por este camino pedregoso y muy angosto que la lleva a una planicie donde hay abundante pasto y agua, parece un gran oasis entre la costa y los cerros del sector.

Un día de Julio cuando caminaba por el acostumbrado sendero en busca de una cabrita que se había extraviado, sintió por primera vez un a brisa cálida extraña para los fríos días de la época del año, le llamo la atención en un primer momento, pero no le dio mayor importancia y siguió su viaje llamando con gritos y silbidos a la pequeña bandida extraviada.

Paso un rato y el viento silbo de una manera especial, como si fuera un eco de sus propios silbidos, Constanza esta vez se sintió un poco incomoda y asustada, repitió varias veces su acostumbrado silbido para llamar a las cabritas y esperó atentamente para ver que pasaba. El silencio fue rotundo y solo se sentía a lo lejos el chocar de las olas contra los acantilados. Siguió su camino al ver que no tenía respuesta, en ese preciso instante sintió como se repetía su llamado. Asustada miró en todas direcciones pensando que podía ser una broma de algún niño hijo de los lugareños de los alrededores. No encontró a nadie a la vista, entonces apuró el paso y casi corriendo se dirigió al extremo del camino. La suave brisa tibia y los silbidos se repitieron y Constanza se asustó mucho pues se encontraba muy lejos de su casa y no la podían ayudar sus padres. Se sentía confundida pues no entendía lo que estaba pasando, su angustia fue mayor al oír nuevamente los silbidos y esa cálida brisa.

Constanza asustada solo se arrodilló y se cubrió la cara con sus manos, fue entonces que una voz la que parecía venir de todas direcciones la llamo por su nombre, la niña cada vez más asustada no respondió y ni siquiera quiso mirar. La voz una vez más la llamo y dijo:

"Constanza, no llores más, por que temes si yo estoy a tu lado siempre"

Constanza , al oír la voz se tranquilizó pues le pareció conocida y abrió sus ojos para ver de donde provenía . No veía a nadie en su alrededor y penso que la podía haber imaginado. Entonces la voz nuevamente le hablo y le dijo:

"Constanza, por que no me respondes. Soy yo, tu amigo de siempre".

La niña aún asustada pregunto:

"¿ Quien eres tu"

La voz respondió:

" Yo tu amigo".

"¿Cuál amigo, te escucho pero no te puedo ver?, Consulto la niña.

" No me ves por que tu corazón esta cerrado e incrédulo"

En ese instante la brisa se hizo sentir, pero ahora más cálida que antes, Constanza se regocijo y pregunto:

"¿Esa brisa de donde viene?

La voz respondió:

"Es el agitar de mis alas"

Constanza más confiada replicó:

"¿Eres acaso un pájaro?.

"No exactamente", dijo la voz, "pero de esta forma llego más rápido cuando me necesitas"

La niña un poco confundida dijo:

"Cuando te necesito, pero si ni siquiera te conozco"

"Me conoces desde que naciste, pues estoy desde ese momento a tu lado", Explicó la voz.

"Pero, ¿Quién eres? Y ¿Dónde estás? , ¿Por qué no te puedo ver?.

"Ya te dije, tu corazón esta aún temeroso y no te deja ver"

La brisa nuevamente se hizo sentir, y Constanza preguntó:

"Estas moviendo tus alas otra vez?

"Si, pues quiero que ya no sientas miedo de mi", contesto la voz.

La niña más tranquila y confiada consultó:

" Ya me siento mucho mejor, no se por que creo que de verdad te conozco, ¿Por que no te nuestras para poder reconocerte?

La voz no respondió y una luz se posó en un pequeño arbusto, Constanza asombrada pregunto:

¿Eso eres tu, una luz?

" Soy la luz de tu vida, El Padre me ha enviado para cuidarte"

"¿El Padre, te refieres a mi Diosito.?, preguntó la niña.

"Exactamente, el me envió y yo estoy feliz.", replicó la voz.

"¿Y donde vives?" , preguntó Constanza.

"En tu corazón" respondió la voz.

"Pero como, no te entiendo? Consulto la niña.

" Es muy fácil, cada vez que me haz necesitado yo te he ayudado y salgo de tu corazón para auxiliarte", respondió la voz.

"¿Pero como, si yo no te he llamado nunca, además tengo muy buena suerte, pues me he salvado de muchas... y sola sin la ayuda de nadie?", replicó orgullosa la niña.

Se sintió una suave risa y la voz dijo:

" ¿Te refieres a la vez, que subiste al acantilado y al resbalarte lograste afirmarte de una rama. O la vez que los coyotes aullaban en la colina de tus cabras y un gran viento los asusto. O quizás aquella vez que te dormiste pensando que tu papá había muerto y soñaste que estaba bien y solo el temporal lo había hecho quedarse en un refugio de la montaña?"

"¿Pero como sabes todo eso, yo no se lo he contado a nadie?, asombrada pregunto Constanza.

"Muy fácil, yo estaba hay, en el acantilado fue mi brazo el que te sujeto, el viento que asusto a los coyotes fue mi soplido y el sueño en la noche de tormenta te lo conté yo" . Respondió.

"Me acuerdo ahora que lo dices, ¿Cómo te llamas? , Pregunto Constanza.

"Mi nombre es Neuviah, y soy tu ángel de guarda" dijo la voz.

" Un ángel , entonces es verdad que existen", replico la niña.

" Si, y es nuestra gran pena que hoy día los niños no crean en nosotros, pues somos un regalo del Padre, y como todo regalo nos gustaría ser bien recibidos" dijo el ángel.

" Te pido perdón por eso, pero yo tampoco te conocía hasta hoy y ahora que se que eres tu el que me acompaña siempre ya no tendré miedo de caminar por estos senderos", ¿Pero hasta cuando me acompañarás Neuviah, cuando sea grande también estarás conmigo? Pregunto Constanza.

" Para siempre", respondió el ángel.

Había pasado el tiempo y ya se oscurecía, la cabra no había aparecido. Constanza preguntó a su ángel si aún estaba, pero no hubo respuesta, volvió a preguntar y la respuesta fue la misma, solo las olas reventando a lo lejos en el acantilado. De pronto la cabra apareció por una curva del camino y Constanza sonrío y dijo:

"Gracias, Neuviah"

Volvió a su casa y después de cenar , se acostó pensando en lo que había sucedido esa tarde , trato de dormir pero no podía , entonces su corazón se agitó y rápidamente sus manos se juntaron y comenzó a decir una oración:

" Angel de mi guarda, dulce compañía no me desampares ni de noche, ni de día. Amén:" , luego durmió plácidamente.

1 comentario:

  1. claro que los angeles exiten también pueden ser estrellas yo tengo uno y se llama Haydn

    ResponderEliminar