jueves, 24 de noviembre de 2011

La canción más hermosa


En un país lejano, hace mucho tiempo, había un rey caprichoso, acostumbrado desde siempre a que le satisficieran al momento todas sus necesidades. Uno de sus caprichos era tener en el jardín de su palacio aves de todo el mundo, para que le alegraran con sus variados cantos y vistosos plumajes.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La Semilla de la Verdad


En un pueblo lejano, el rey convocó a todos los jóvenes a una audiencia privada con él, en donde les daría un importante mensaje. Muchos jóvenes asistieron y el rey les dijo:

Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros. Al cabo de seis meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta más bella ganará la mano de mi hija, y, en consecuencia, el reino.

martes, 22 de noviembre de 2011

El Farol Rojo

 
En la bella ciudad de Marraquech vivía un pobre pastelero que, ante la mala fortuna en su negocio, decidió partir hacia otras tierras, con la esperanza de encontrar una vida mejor. Ahmed recogió lo único que tenía, un farolillo de hojalata con cristales rojos, y emprendió su viaje.

lunes, 21 de noviembre de 2011

El circulo Vicioso


Un hombre encarnó en la isla de Ceilán, en el tiempo en que Buda predicaba por el mundo y enseñaba la ley. Disconforme con su suerte, pues amaba los goces de la vida y quería apurar la copa del placer, rogaba porque cambiara su suerte.

jueves, 17 de noviembre de 2011

El hombre que sólo comía altramuces

 
Había una vez un hombre que fue muy rico, pero que, por diversas circunstancias, llegó a tal extremo de pobreza que no le quedaba en el mundo nada que comer. Habiéndose esforzado por encontrar algo, no pudo hallar más que una escudilla de altramuces. Al recordar cuán rico había sido y pensar que ahora estaba hambriento y que no tenía más que los altramuces, que son tan amargos y saben tan mal, empezó a llorar, al mismo tiempo que, por el hambre que tenía, comía los altramuces, echando las cáscaras hacia atrás. En medio de esta congoja y de esta pena, notó que detrás de él había otra persona y, volviendo la cabeza, vio que un hombre comía las cáscaras de altramuces que él tiraba al suelo. 

jueves, 10 de noviembre de 2011

Una lección de Vida para aprender a ser fieles a nuestras convicciones


"Hace unos años en Tucupita el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal se quejaba y rebuznaba fuertemente por horas, mientras el campesino trataba de buscar algo que hacer. Finalmente, el campesino decidió que el burro ya estaba viejo, el pozo ya estaba seco y necesitaba ser tapado de todas formas; que realmente no valía la pena sacar al burro del pozo donde se encontraba. Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Cada uno agarró una pala y empezaron a tirarle tierra al pozo.

El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró horriblemente. Luego, para sorpresa de todos, se aquietó después de unas cuantas paladas de tierra. El campesino finalmente miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio, porque, con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble (Estaba Redefiniendo su Presente): Se sacudía la tierra y daba un paso encima de la tierra.

lunes, 7 de noviembre de 2011

La Historia del Alquimista


Un joven, deseoso de buscar el verdadero conocimiento, abandonó todo y resolvió llevar una vida errante, para dedicarse enteramente a la búsqueda de la sabiduría.

Estaba en una cierta zona de Asia, cuando oyó hablar en una ciudad de un hombre sabio que vivía en una montaña lejana, y que tenía la capacidad de fabricar oro de las piedras. Al oír esa historia, decidió ponerse en camino, encontrar a ese sabio, y pedirle que le enseñase ese maravilloso poder.

viernes, 4 de noviembre de 2011

La historia del rey del Himalaya

 
Un día al sur del Himalaya el gran Rey de esas tierras fue visitado por un embajador de Persia que le obsequió con una hermosa espada labrada a mano.

Mientras admiraba todo el trabajo hecho en el sable, el Rey se cortó accidentalmente el extremo de su dedo pequeño.

jueves, 3 de noviembre de 2011

La Revolucón del Alma

 
Un alumno le pregunto a un sabio, cuales son los pasos para conquistarnos a nosotros mismos y ser felices por nosotros mismos, Esto fue lo que el Maestro respondió.

Nadie es dueño de su felicidad, por eso no entregues tu alegría, tu paz, tu vida en las manos de nadie, absolutamente nadie
 
Somos libres, no pertenecemos a nadie y no podemos querer ser dueños de los deseos, de la voluntad o de los sueños de quien quiera que sea.

PARTICIPAR EN ESTE BLOG