jueves, 9 de febrero de 2012

El Samurai que sacrificó a su Perro


Un samurai caminaba un día con su perro cuando, de repente, éste, enseñando los colmillos por primera vez, se puso a ladrar furiosamente en su dirección.

Sorprendido y irritado, el samurai sacó su sable y le cortó de un tajo la cabeza del animal. Pero, en vez de caer al suelo, la cabeza salió volando hasta un árbol situado detrás del guerrero y apresó entre sus mandíbulas una serpiente que se disponía a morderle.






Comprendiendo entonces que su perro no hacía sino avisarle del peligro que le amenazaba, el samurai, desconsolado, lamentó amargamente su gesto irreparable.

Maestro: es fácil interpretar mal el sentido de un hecho y luego, tomando su propia versión por la realidad, reelaborarlo haciendo de él una verdad.

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG