16 ago. 2012

El Tomador de Luz

 
Cierto derviche llamado Noorgir - el Tomador de Luz - tenía una vasija de barro que absorbía luz durante el día, incluso la de una vela, y la proyectaba cuando y donde quería. Un erudito le pregunto:
- Nosotros no negamos las notables características de tu vasija atrapadora pero ponemos en duda tu capacidad de ver en el corazón de los hombres, si es verdad que puedes percibir el carácter de la gente ¿cómo es que alguien te acaba de vender un melón que no tiene sabor? Noorgir dijo:

- ¿Quieres venir conmigo y hacer un experimento?
El erudito rehusó, y esparció el rumor de que Nourgir era un charlatán. Pero, después de muchos meses de esta difamación, ambos se encontraron en la corte del rey de la época, y el rey mostró interés en la disputa. El rey dijo:
- Ha llegado a mis oídos que este erudito ha desafiado a este derviche, pero que no permite que el derviche demuestre sus capacidades. Tal actitud es una amenaza para el buen orden y la tranquilidad general de los hombres. El erudito será condenado como un chacal, y confirmado esto por mí, a menos que acceda a cesar de hablar de hechos y permita ser expuesto a realidades.

 
El derviche y el erudito dijeron:
- Escuchamos y obedecemos.
El derviche llevó al erudito a la cima de la montaña y le hizo permanecer con él durante tres días, escuchando enseñanzas derviches. Luego lo bajó a un desfiladero en las montañas donde una muchedumbre de espectadores,
encabezados por el rey, estaban esperando.
Mientras se aproximaban, el derviche dijo:
- Observa, Rey y Sabio. Colocaré mi mano en el hombro de este erudito, prestándole algo de mi percepción. Cuando cada persona se
acerque a esa curva a lo lejos, él se volverá consciente de sus pensamientos internos.Persona tras persona pasaban por el lugar indicado y el rostro del erudito se volvía cada vez más demacrado mientras exclamaba:
- ¡Ese hombre es aborrecible, aagh!- o - ¡No hagas lo que intentas hacer, oh hombre, porque conducirá a tu destrucción!.
Sus palabras eran tan confusas que la gente pensó que se había vuelto loco.
Su cara se surcó como si tuviese una edad muy avanzada y su barba se volvió blanca, cuando antes había sido negra.
Después de una hora, más o menos, el erudito se liberó de la mano del derviche, y se arrojó a los pies del rey. Dijo:
- Majestad, no puedo soportar este conocimiento un segundo más. He visto a gentes que parecen santos, y he percibido que eran farsantes. Y peor aún, he visto a gentes que pensaba que eran buenos, y su maldad consistía en pensar que estaban en buen sendero. He visto y sentido cosas que no se debería esperar que ningún hombre experimentase. El rey dijo:
- ¿Qué sabiduría has ganado de este acontecimiento?
El erudito respondió:
- Ahora comprendo que si alguien permaneciese perceptivo constantemente a la verdadera condición del hombre, se volvería loco. El derviche le dijo:
- Ahora sabes que la ciencia derviche incluye el conocimiento de cuándo estar despierto y cuándo permanecer dormido.


Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario