viernes, 24 de mayo de 2013

Sólo cuando el amor no sacia tu sed, Dios se convierte en una Necesidad

Un hombre llego a Ramanuja, un gran místico, y le dijo:
 

-Me gustaría enamorarme de Dios. ¡Muéstrame el camino!
 

Y Ramanuja contestó:
 

-Primero dime una cosa, ¿has amado a alguien alguna vez?
 

El hombre respondió:
 

-No me interesan este mundo ni las cosas mundanas, el amor y cosas por el estilo. Quiero a Dios.
 

Ramanuja dijo:
 

-Por favor, piensa otra vez. ¿Has amado alguna vez a una mujer, a un niño, a alguien?
 

El hombre contestó:
 

-Ya te lo he dicho: soy una persona religiosa; no soy un hombre mundano, y no amo a nadie. Muéstrame el camino, cómo puedo llegar a Dios.
 

Se dice que Ramanuja empezó a llorar. Con lágrimas en los ojos, le dijo:
 

-Entonces es imposible. Primero tendrás que amar a alguien. Ese es el primer paso. ¿Estás pidiendo el paso último y ni siquiera has dado el primero? ¡Ve y ama a alguien!

"Sólo cuando el amor no sacia tu sed, Dios se convierte en una necesidad. " -Osho Los 10 Toros del Zen-


No hay comentarios:

PARTICIPAR EN ESTE BLOG