viernes, 15 de noviembre de 2013

La Aguja de Oro

Existió una señora que desconfiaba mucho de todas las personas, siempre estaba culpándolas por cualquier cosa así que ella vivía sola, pero tenia de ayudante a una muchachita.

Una de las cosas que mas quería esa señora era una aguja de oro con la que cosía todas las tardes, hasta que un día por más que la buscaba no la encontraba, así que acuso muy duro a la muchacha y le dijo que ella era la que le había robado su aguja de oro, así que la despidió.
 
Un día por la tarde la señora decidió ir al patio y encontró un lindo nido el cual le llamo la atención, subió a ver a los pajaritos y sorpresa!! encontró que su aguja de oro estuvo ahí todo el tiempo, la señora se sintió muy mal por haber despedido a la única persona que en verdad la cuidaba y quería.

Nosotros debemos aprender a no juzgar a las personas antes de saber la verdad porque nos podemos equivocar y puede ser que esa equivocación nos duela mucho. 

 

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Una frase que te sirva para todas las Ocasiones

Esto le sucedió a un Rey que deseaba tener una frase que le sirva para todas las ocasiones. Le gustaba saber frases y también cuentos breves o pequeños.
Convocó a los más sabios de todo su reino para le dijeran la mejor frase que le sirviera tanto en el triunfo como en el éxito, tanto en la tristeza como en la alegría y que solo tuviera dos palabras. Al que triunfara con la frase le premiaría con su peso en oro y si no era de su agrado lo degollaría.

Un sabio de su reino se atrevió a darle la frase dentro de un anillo, con la condición que solo lo abriría en caso de extremo peligro.

Sin embargo, el no sabía que sería el protagonista del mismo cuento breve.

Un mal día su reino fue atacado por los enemigos vecinos, con tanta furia que se vio obligado a fugar de su fortaleza hacia campo abierto.

Se fue con un reducido grupo de soldados. Los enemigos al darse cuenta de que el rey fugaba lo persiguieron hasta que quedó al borde de un precipicio y al frente los enemigos.

Entonces, al verse en  medio del peligro abrió el anillo y habia un mensaje que decía: “Todo pasa”.

Cuando el enemigo iba a atacar, vinieron refuerzo que obligaron a los enemigos a entrar en batalla, con suerte para el rey ya que sus ejércitos lograron vencer.

Allí comprendió el rey que todo pasa. Todo en un instante es parte del pasado y cuando nos acordamos los peligros se extinguen.

Luego, regresó triunfante a su fortaleza y palacio y cumplió con la promesa premiando al sabio.

Asi es, todo pasa, si nos acordamos de todos los problemas que hemos tenido en la vida, todos han pasado, ya son parte del pasado. No debemos preocuparnos ni angustiarnos, todo en la vida va fluyendo y, en la medida que nos dejemos deslizar por ella, seremos felices.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Parábola del Fariseo y el recaudador de Impuestos

Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro, recaudador de impuestos 

El fariseo se puso a orar consigo mismo:
“Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros— ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.”
En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía:
“¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!”
»Les digo que éste recaudador de impuestos, y no aquél fariseo, volvió a su casa justificado ante Dios.

“Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”

Y tú cómo te estas presentando ante Dios?

lunes, 4 de noviembre de 2013

Mi mamá nunca tuvo un anillo de Compromiso - Una hermosa Reflexión

Un muchacho entró con paso firme a la joyería y pidió que le mostraran el mejor anillo de compromiso que tuvieran. El joyero le mostró una hermosa piedra solitaria que brillaba como un pequeño sol resplandeciente. El muchacho contempló el anillo, preguntó el precio y con una sonrisa se dispuso a pagarlo.

-¿Se va usted a casar pronto? Preguntó el joyero.

-¡No!, respondió el muchacho, ni siquiera ...tengo novia.
Es para mi mamá, dijo el muchacho. Cuando yo iba a nacer estuvo sola; alguien le aconsejó que se hiciera un aborto, así se evitaría problemas. Pero ella se negó y me regaló la vida que hoy puedo disfrutar. Fue padre y madre. Amiga, hermana y maestra. Me hizo ser lo que soy. Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso. Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy como promesa de que si ella hizo todo por mí, ahora yo haré todo por ella.

El joyero, sorprendido, no dijo nada. Solamente ordenó a su cajera que hiciera al joven el descuento especial que sólo se hace a los clientes importantes.


PARTICIPAR EN ESTE BLOG